Img 2490

«Después de cinco años y medio saliendo; una oposición y una pandemia, nos casamos el 19 de septiembre en Madrid». Así empieza el mensaje que me envía Victoria, creadora de Luneville y artífice de los bordados de algunos de los vestidos más bonitos que he publicado, para contarme cómo fue el día de su boda.

Img 2495

Victoria y Fernando se conocieron en Calcuta, en la casa de las misioneras de la caridad. Ella iba con sus mejores amigas, después de terminar la carrera y él, solo, «buscando darle una vuelta a su vida». Enseguida se hicieron amigos y se organizaron para quedar todo el grupo al volver del viaje. «Nos estuvimos viendo todos los fines de semana después de verano hasta Navidad. Hasta que un día, quedamos solos», recuerda la novia.

Img 2511

Ines Castaños, por recomendación de varias amigas de la novia, se encargó del maquillaje. «¡Un acierto total! Me vi súper natural y nada recargada». La coleta la hizo Alicia Barón a la que conoció cuando peinó a su amiga Paloma Richi el día de su boda. La bata que llevaba la novia mientras se preparaba era de L’Arca. «La encontré por Instagram durante el confinamiento, me enamoré en cuanto la vi y les escribí corriendo», recuerda Victoria.

Img 2512

«For Her Pure Musc de Narciso Rodriguez es el perfume que uso en las ocasiones especiales. Para mí, es el olor que me recuerda al abrazo de mi madre«, afirma Victoria.

Img 2672

Las joyas que llevó Victoria son muy especiales. Formaban parte de un aderezo isabelino de su abuela y, a medida que avanzaban las pruebas del vestido, iban eligiendo las piezas que mejor encajaban: la diadema, los pendientes y el collar.

Img 2513

Img 2514

Además, llevó dos anillos que fueron un regalo de Fernando. El de la perla y pétalos con zafiros blancos, «me lo regalo el día que decidimos que nos casábamos y lo encontró gracias a Paloma de Pujar con Arte. El otro, es un anillo más especial de los años 30, de brillantes y ónix montados con platino y fue su regalo de pedida», recuerda Victoria.

Img 2497

Img 2498

Su trabajo como freelance le ha permitido dar con grandes profesionales del sector de las novias, «lo que ha hecho muchísimo más difícil elegir quién me hacía el vestido», asegura. Sin embargo, cuando conoció a Manuel de Vivar y después de haber trabajado con él, supo que haría el primer vestido de novia que llevó Victoria.

Img 2666

«Es una maravilla cómo trabaja cada traje y cómo te cuida desde que entras hasta que sales con el vestido». Diseñó una pieza totalmente asimétrica con una falda de vuelo en seda italiana. Victoria bordó todo el cuerpo del vestido con motivos naturales y espigas de trigo con hilos de algodón, cordones metálicos, bolitas y paillettes de cristal en tonos blancos, crudos y platas.

Img 2519

Img 2520

Como zapatos llevó unas sandalias de Stuart Weitzman que encontró al ir a reservar la iglesia solo diez días antes de la boda.

Img 2492

El ramo fue un regalo de Inés Urquijo que, «sin decirle nada lo clavó. Fue un subidón cuando me llegó a casa recién montado», recuerda Victoria.

Img 2500

Img 2518

Img 2508

La madre de Victoria y la de Fernando también iban con diseños de Manuel de Vivar.

Img 2521

Img 2503

Fernando se hizo el chaqué en un sastre que le recomendó el padre de Victoria unos meses antes.

Img 2523

Img 2568

Como muchos novios estos meses, Victoria y Fernando tuvieron que ir haciendo cambios sobre la marcha. Después de reservar en San Vicente (San Sebastián) y en Nuestra señora de la Asunción (Calzada de Oropesa), al final se casaron en la Basílica de la Milagrosa en Madrid decorada por Jimena de Marengo. Crearon una web para explicar todos los detalles a los invitados y la diseñó Andie de Andesany.

Img 3115

Img 2570

Img 2581

Img 2582

Los pajes y el monaguillo, hermano de Victoria, iban vestidos de Atelier La Nonna. «Pilar y Pipi tienen mucho gusto y saben muy bien cómo vestir a los niños para un momento tan especial», cuenta la novia.

Img 3117

Img 2584

Para el momento de la velación utilizaron una mantilla antigua con forma rectangular que Victoria encontró en Antigüedades Me Encanta. Mide 300x97cm y está datada entre 1870 y 1890.

Img 2738

Img 2739

Img 2586

La fiesta posterior fue en Las Jarillas, «un sitio maravilloso que nos acogió cuando más lo necesitábamos a pocos días de la boda. Reyes de La Cococha nos cayó del cielo, se encargó de gestionar y organizar todo.»

Img 2587

Img 2597

Img 2598

Img 2600

Img 2601

Img 2603

Img 2605

Img 2610

Img 2611

Img 2612

Img 2618

Img 2619

Img 2621

El catering lo sirvió Asado del Huaso. Ofrecieron a los invitados distintas carnes con patatas fritas y ensalada.

Img 2616

Inés Urquijo y Teresa convirtieron el interior de Las Jarillas en un invernadero. Colocaron en los meseros mariposas con efecto 3D hechas por Porque Sí Invitaciones.

Img 2740

Img 2741

Img 2759

Img 2631

Img 2634

Img 2635

Las fotos son de Dos Más en la Mesa y el vídeo de Bonus Studio. «No queremos dejar de agradecer a todos los que formaron parte de nuestro  día. Todos y cada uno de los proveedores han sido súper profesionales y  no nos han puesto ninguna pega a pesar de todos los cambios que nos  hemos visto obligados a hacer».

Continua aquí.

Otros posts relacionados:

La boda de Sofía Delgado y Conrado en Madrid

La boda de Paloma y Jorge en Madrid

La boda de Pipi Hormaechea y Quique en Pontevedra