El efecto túnica

28052017-DSC_1064verbena

Mi primer vestido largo fue una especie de túnica azul marino que me diseñó Helena Mareque para una fiesta a la que me habían invitado. A pesar de que, en ciertas fotos, parecía Monserrat Caballé me sentí cómoda con él y siempre que he podido lo he reciclado. Me recuerda un poco a esta bata de Namur, que ha fotografiado Álvaro de Chachacha Photo y que bien podría ser un vestido de novia. Me parece que las túnicas permiten una sensación ligera y despreocupadas sin dejar de resultar elegantes, puede que, de casarme, lo hiciera así.

nm6 28052017-DSC_1113verbena 28052017-DSC_1529verbena 28052017-DSC_0692verbena 28052017-DSC_1768verbena 28052017-DSC_1947verbena 28052017-DSC_1834verbena 28052017-DSC_1911verbena

 

3 comentarios
Ver comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *