Como tanta gente me preguntó «¿pero de verdad funcionan o lo has sacado por compromiso en el blog?» durantelos días que hice mi detox a base de zumos de Fit Food (María V, Alberto E, Pablo E, este post está dedicado a vosotros) –y fui explicando uno a uno que, para empezar, todo lo que recomiendo en el blog es porque me gusta y que, para seguir, sí que que funcionan– he decidido hacer extensible a vosotros las explicaciones que daba a estos amigos, y así, cuando vuelvan a preguntarme, copio el enlace y ya está. Estas son las frases que más repetí.

Joya

-«Hay muchas marcas pero a mí me gusta Fit Food, porque son españoles, se hacen en el día (y por tanto caducan al día siguiente de la entrega), no tienen aditivos ni conservantes. Los conocí por medio de Mercedes, amiga de mi amiga Ana, porque coincidimos las tres en un inolvidable concierto de Albert Hammond Jr. Me contó el proyecto entusiasmada y me animó a probarlos. Para mí, son los mejores».

-«La primera vez que haces el adelgazante es mejor que sea de tres días. Más adelante, cuando tu cuerpo esté preparado ya podrás hacer el de 5 días. El de tres cuesta 75€».

– «Se supone que sacas mayor partido a los detox si te preparas para ellos. Te aconsejan  que comas frutas y verduras los dos días anteriores al comienzo del tratamiento. También que elimines el alcohol, el tabaco y la cafeína antes, durante y después del tratamiento. Aunque los dos últimos yo no los dejé».

-«Es mejor hacerlo tiempo antes del objetivo. Yo elegí la primera semana de diciembre pensando en Navidad, porque lo mejor de los zumos no es tanto que te hagan radicalmente adelgazar, sino que sirven de comienzo para empezar a cuidarse, como un parón. Samantha, con la que coincidí en una charla en The Hovse, zumo en mano, también lo hizo esa semana, y comentaba lo mismo».

– «No pasas hambre sin comer sólido, porque son tan grandes que pasas la mañana entera bebiéndolos. Debes tomarte el último zumo dos horas antes de irte a la cama, eso es quizá lo que más cuesta».

ciembre

-«Están riquísimos, y además si algún ingrediente no te gusta, lo cambian para ti. Jamás pensé que la remolacha y el jengibre me acabarían gustando».

-«Lo que más eché de menos fueron el pan y el café. Esto último, de hecho, no dejé de tomarlo. Si tienes hambre te dejan comer: una rama de apio, media manzana, un par de almendras o rodajas de pepino. No es muy alentador pero a veces viene bien».

-«Los mejores días para hacerlo son los domingos, lunes y martes, porque evitas tentaciones de cenas fuera y son los días más tranquilos para mí. La realidad es que estás más flojo esos días, así que hay que procurar beber mucha agua, descansar adecuadamente y no hacer deporte».

-«Es aconsejable tomar frutas y verduras los primeros días después de finalizar el tratamiento para aprovechar al máximo los beneficios. Luego empieza comiendo pequeñas cantidades de comida saludable, evitando alimentos procesados. Poco a poco empieza a tomar más alimentos, como pescado, arroz o legumbres».

-«Los contras son que puede producir gases y cierta sensación de mareo. Los pros, que desde que empiezas a tomarlo y -como decía Elisabeth Blumen con la que coincidí en unas fotos en Muñoca mientras lo estaba haciendo-, empiezas a sentirte más limpia. La florista decía que igual era psicológico, pero que esos días sentía mejor la piel, tenía más ganas de ordenar el cuarto, desmaquillarse y decorar la casa. Sientes un renove en toda regla».
embre_001_22110

Las fotos son de Vogue Joyas, realizadas por Mónica Suárez de Tangil con estilismo de Ana Tovar. Los zumos, de No solo Kitchen, fueron hechos especialmente para las fotos.