image

Normalmente cuando un amigo (chico) me llama para pedirme un favor relacionado con Casildasecasa, tiemblo. Cuando empiezan las frases con «tienes que sacar a un colega mío que ha montado una empresa de jamones estupenda» o «mi primo Pepe vende unos cinturones que te van a encantar», sé que la historia va a acabar mal porque pocas veces suelen encajarme estéticamente las recomendaciones masculinas.

Sin embargo, hace poco mi querido amigo y vecino Pini, me contó que su hermano había montado un negocio de camisas que tenía que conocer. Fui a la inauguración (lo reconozco) temerosa de encontrarme un negocio regulero y sin embargo, no pudo fascinarme más.

La empresa se llama La Fábrica de Camisas y después de un largo tiempo funcionando online han abierto su primer local en Madrid. Se trata de una tienda de camisas a medida que pertenece a varios socios, todos con buen gusto y ganas de hacer cosas de calidad.  Puedes elegir entre mil telas bonitas y puedo decir que mi padre y mis hermanos se hicieron las camisas para la boda de mi hermana y ha sido un éxito en cuanto a profesionalidad en la entrega y en el acabado. Además tienen buenos precios y unos zapatos que me llevaría todos.

Pueden desplazarse a domicilio para tomar medidas o, lo más común, a oficinas, pero la tienda es tan bonita que merece la pena ir. Está decorada por Luis García Fraile, emulando un vestuario deportivo con sus taquillas y trofeos.

No les hace falta publicidad porque ya conozco a un porrón de gente que solo se hace ahí las camisas, pero me apetecía recomedársela a todos los ellos que leen el blog, que cada vez son más, por si alguno no se había enterado de este invento.

image[1]

 

image[5]

image[6]