Esta semana me enviaron un adelanto con las fotos de la nueva colección de la diseñadora colombiana Johanna Ortiz, y ya estoy soñando con el verano que viene. Socorro.

Cayetana, así se llama, «es una oda a la alegría» en forma de piezas con espíritu flamenco y contemporáneo. Una entrega en la que Sevilla se encuentra con Guane, un pueblo colombiano conocido por su magia.

Esta colección está compuesta por túnicas «Haute Boheme» que se combinan con la reinterpretación del vestido halter de Pierre Cardin. Un trampantojo de estampados arqueológicos, psicodélicos, tie-dye, flores andaluzas, cocos y palmeras; con formas súper femeninas, y colores atrevidos y luminosos.

La textura de esta colección también es protagonista con lentejuelas 3D y bordados de rafia, hechos a mano en el taller de la firma. Los detalles de los ojales personalizados se asemejan a la cerámica de los antepasados Guane, con lo que pretenden preservar las antiguas técnicas artesanales.

Además, esta temporada homenajean a la cultura española a través de una colaboración con NAVA, una empresa familiar de Toledo, que se dedica a la fabricación de mantones de manila hechos a mano.

Esta colección está producida en Cali con linos y algodones orgánicos, respetando la política de sostenibilidad de la firma. Desde allí se desplazaron hasta Pedraza para hacer esta maravilla de fotos con Blanca Padilla como una de sus modelos.

Fotos de Andrea Swarz.

Producción de Flair Studio / Marieta Yanguas.

MuaH por Inés Castaños para NARS.